Uso de mascarillas quirúrgicas en centros de salud

Uso de mascarillas quirúrgicas en centros de salud

Uso de mascarillas quirúrgicas en centros de salud. Las mascarillas quirúrgicas evitan que el virus salga de la persona infectada y se propague a otras personas sanas. La Covid-19 es una enfermedad que se propaga a través de pequeñas gotas y partículas que se transportan por el aire cuando alguien habla, canta, tose o estornuda. Esto ha llevado a la implementación de medidas preventivas como el distanciamiento físico, el lavado regular de manos y el uso de mascarilla, que se han convertido en algunos de los tres métodos más efectivos para combatir la propagación de la Covid-19. Desde que se notificara la obligación de llevar mascarilla y la difusión de diversos tipos y modelos, no han cesado las dudas y preguntas sobre cuál usar y qué función desempeña cada uno de ellos.

Los diferentes tipos de mascarillas

No todas las mascarillas son iguales o protegen de la misma manera. En general, y según lo indicado por el Ministerio de Salud, las mascarillas se pueden dividir en mascarillas higiénicas, mascarillas quirúrgicas, mascarillas de equipo de protección personal (EPI) y otras mascarillas comerciales.

Los diferentes tipos de mascarillas

No todas las mascarillas son iguales o protegen de la misma manera. En general, y según lo indicado por el Ministerio de Salud, las mascarillas se pueden dividir en mascarillas higiénicas, mascarillas quirúrgicas, mascarillas de equipo de protección personal (EPI) y otras mascarillas comerciales.

Las mascarillas higiénicas cubren la boca, la nariz y el mentón y tienen unos elásticos que cubren la cabeza o van por detrás de las orejas. Constan de una o más capas de material textil y pueden ser reutilizables (en cuyo caso el fabricante deberá indicar el número máximo de lavados) o de un solo uso (se recomienda no utilizarlos durante más de cuatro horas). No se consideran EPI ni dispositivos médicos. Están especialmente indicados para personas sanas.

Las mascarillas quirúrgicas son aquellas a las que estamos acostumbrados ver en entornos clínicos, ya que los trabajadores de la salud tienen más probabilidades de estar expuestos a la Covid-19. También son las que están indicadas para personas enfermas, ya sean sintomáticas o asintomáticas. En todos los casos, el objetivo es evitar que las personas que las utilizan transmitan agentes infecciosos. Para lograrlo, el diseño permite filtrar el aire exhalado. De esta manera, las personas que los rodean están protegidas al evitar que el virus se propague al estornudar, toser o hablar. La mayoría de ellas tienen un mecanismo que permite colocarlas sobre la nariz, la boca y el mentón. Tienen un tiempo máximo de uso de entre cuatro y ocho horas.

Mascarillas EPI – FFP

También existen mascarillas EPI que generalmente son recomendadas para profesionales que, por indicaciones médicas, necesitan crear una barrera entre un riesgo potencial y el usuario o en grupos vulnerables. Este tipo de mascarilla filtra el aire que respiramos y evita que entren en el cuerpo partículas dañinas para el medio ambiente. Dependiendo de la eficiencia de filtración, puede haber tres tipos: mascarillas FFP1, mascarillas FFP2 y mascarillas FFP3. Cada día, el uso de este tipo de mascarilla se está haciendo más común entre la población. En los últimos meses, su precio a disminuido notablemente y es mucho más accesible para el ciudadano. Desde Oleovid, cuidamos de las personas y ofrecemos productos de primera calidad con un precio inmejorable. En este enlace puede acceder a nuestra tienda online.

Y por último, el uso de mascarillas de tela en España se ha generalizado en los últimos meses. Sin embargo, para ser efectivas, la OMS afirma que deben contener múltiples capas, ser lavables y reutilizables. Por tanto, deben consistir en una capa interior de tejido absorbente como el algodón, otra capa intermedia como polipropileno y finalmente una capa exterior hecha de material no absorbente como poliéster.

Mascarillas quirúrgicas, una de las más efectivas.

Según un estudio publicado que analizó la efectividad de los diferentes tipos de mascarillas, las mascarillas FFP2 y mascarillas FFP3 son las más efectivas, ya que reducen la transferencia de gotas en más de un 99,9%. Las segundas más efectivas son las mascarillas quirúrgicas, ya que consiguen reducir la transmisión de gotitas en más de un 90% (evitan que el virus salga de una persona infectada e infecte a otras).

Según el Ministerio de Salud, las mascarillas de tela protegen menos que las mascarillas quirúrgicas y si se usan incorrectamente, incluso pueden aumentar el riesgo de infección debido a la humedad, la difusión de líquidos y la retención de virus. Por lo tanto, no se consideran adecuadas para su uso en entornos hospitalarios. Las más adecuadas serían las mascarillas quirúrgicas, las mascarillas FFP2 y las mascarillas FFP3.

 

Mascarilla FFP2 Óxido de Cobre | Equipos de protección | Coronavirus | Consultoría | Mascarilla higiénica | FFP3 | Aceite de oliva | Mascarilla quirúrgica | Jamón | Vino | FFP2 | Covid-19 | Mascarilla FFP2 | Mascarilla FFP3

Comments are closed.
¿Hablamos?