¿Soportaríamos un segundo confinamiento?

¿Soportaríamos un segundo confinamiento?

¿Soportaríamos un segundo confinamiento?. Estamos seguros que la pandemia de la COVID-19 va a dejar huella en la salud mental de la población. Según la Sociedad Española de Psiquiatría, los servicios especializados a este tipo de atención soportarán un aumento importante de pacientes.

Esta cuarentena debido al coronavirus ha marcado a nuestra sociedad, forzada a ponerse en suspensión durante un buen espacio de tiempo su frecuente actividad. Pero, ¿qué pasaría si volviéramos sobre nuestros pasos y afrontáramos esta reclusión preventiva otra vez? Es la cuestión que muchos analizan, dados los rebrotes de contagios que afectan a gran parte de España. Uno de los resultados más transcendentales va a ser la llegada de depresiones asociadas a la circunstancia social que va a originar el coronavirus. Durante la crisis del pasado 2008, los intentos de suicidio aumentaron, y es probable que esto vuelva a pasar.

Los indicios de angustia, ansiedad y depresión fueron las exteriorizaciones más habituales durante el confinamiento y representan el mayor peligro ante una

presunta reaparición al mismo escenario. Ya estamos de este modo desde el mes de marzo y es probable que la capacidad de resistencia de los individuos decaiga y origine una ansiedad más duradera y se transforme en dolencias depresivas.

Consecuencias psicológicas

Las personas con historial trastornos mentales son aquellos que tendrán más riesgo, también los que no tienen un buen sostén socioeconómico, ya que padecen “la angustia de no poder llegar a final de mes para dar de comer a sus hijos, pagar la casa y sus gastos, etc. Por otra parte, el síndrome de estrés postraumático o de estrés agudo se originaría más en personas que hayan vivido circunstancias límites. En este ambiente particular se encuentra el personal sanitario de los hospitales o familiares que no se pudieron despedir de sus seres queridos que estuvieron ingresados centros médicos.

Con todo lo que hemos vivido, es trascendental estar atentos a aquellas actividades que pueden ser buenas para impedir o disminuir las consecuencias psicológicas, pero además hay que estar alerta con las conductas dañinas relativas a la salud mental. Lo más significativo es conservar aficiones y actividades que nos ofrezcan una vía de escape. Son fundamentales para poder aguantar una circunstancia de cuarentena y para mantener la relación con familiares y personas cercanas.

No paralizar las relaciones sociales, aun aislados, supone un componente imprescindible. Actualmente tenemos muchos más medios que estimulan la comunicación no presencial, algo que también han aprendido las personas con más edad.

Y para finalizar con este punto, resulta igualmente importante conservar al límite la sobreinformación. Es muy significativo graduar la relación con los medios de comunicación. No es beneficioso estar asiduamente obsesionado con las noticias, porque realmente no se producen tantos cambios. Está bien estar informado, pero no las 24 horas del día.

La renovación del sistema sanitario debido al Covid-19

Para luchar contra los problemas de la salud mental, la postura decidida por la telepsiquiatría y el incremento de medios humanos e infraestructura, suponen los mayores retos. Si se diera el caso de un segundo asilamiento, esto haría todavía más fundamental orientar esfuerzos en este sentido, porque la petición de servicios seguro que se va a incrementar.

No obstante, la consulta asistencial supone un dispositivo trascendental e irremplazable, aunque se reconoce que ha habido muchos beneficios de la teleasistencia durante la pandemia. También ha ido perfecto esta circunstancia para optimizar medios y efectuar visitas que no podrían realizarse de otro modo. Las consultas por videoconferencia y por llamada telefónica son fundamentales para solventar problemas y evitar desplazamientos no esenciales.

¿Soportaríamos un segundo confinamiento?

Equipos de protección | Coronavirus | Consultoría | Mascarilla higiénica | FFP3 | Aceite de oliva | Mascarilla quirúrgica | Jamón | Vino | FFP2 | Covid-19

Comments are closed.
¿Hablamos?